Mujer comprando con tarjeta de crédito

Cuando no usar tu tarjeta de crédito

Si todos pensáramos un poco más en el uso de nuestras tarjetas de crédito, tal vez no habría un problema tan grande con la deuda de la tarjeta de crédito.

El hecho de que el emisor de tu tarjeta de crédito te brinde acceso a una línea de crédito considerable, y solo porque haya algo que desees comprar, no significa que sea un buen momento para usar tu tarjeta de crédito.

Sin embargo, no estaos diciendo que no la uses, es mas, si aun no tienes una te recomendamos solicitar una tarjeta de crédito por sus beneficios.

Aquí hay algunas ocasiones en las que deberías dejar tu tarjeta de crédito en tu billetera.

Cuando no puedas pagar el saldo

 

Podría decirse que esta es la primera vez que no debes usar tu tarjeta de crédito. Si no puedes pagar una compra en efectivo, entonces realmente no puedes permitirte ponerla en tu tarjeta de crédito.

Si pasa tu tarjeta sabiendo que no puedes devolver lo que compraste, técnicamente podrías ser culpable de fraude. Algunos acreedores pueden usar el argumento del fraude para evitar que canceles esa deuda en caso de bancarrota más adelante.

Cuando no sepas tu crédito disponible

 

Desde 2009, muchos consumidores han optado por no recibir protección por sobrepasar el límite.

Esto significa que si la cantidad que estás tratando de cobrar te empuja por encima de tu límite de crédito, tu transacción será rechazada.

Sin embargo, si optaste por la protección contra el límite, el emisor de tu tarjeta te permitirá superar tu límite de crédito y se te podría cobrar una tarifa.

Personas comprando con tarjeta de crédito

Cuando solicites una hipoteca

 

Los prestamistas hipotecarios desaprueban los grandes saldos de las tarjetas de crédito cuando solicitas una hipoteca.

Cuanta más deuda de tarjeta de crédito tengas, más difícil será calificar para una hipoteca. Eso es porque los prestamistas miran tu utilización de crédito, que es la cantidad de tu saldo de crédito que se usa.

Los prestamistas también miran su relación deuda-ingresos, que es la relación entre tus ingresos y tus pagos mensuales de deuda.

Es mejor guardar grandes compras con tarjeta de crédito al menos hasta que hayas completado el proceso de la hipoteca.

Para sentirte mejor

 

Fácilmente podrías terminar gastando de más si estás deslizando el dedo para curar la tristeza, especialmente porque las compras son solo una solución temporal para un problema más profundo.

Busca otras formas de resolver dilemas emocionales, como hacer ejercicio, llevar un diario, trabajar en el jardín o resolver el problema que lo mantiene angustiado.

Agotar el saldo de la tarjeta de crédito podría generar estrés y ansiedad adicionales si no tienes el dinero para pagar el saldo de la tarjeta de crédito.

También te puede interesar: Evita tener una tarjeta vulnerable